¿Por qué educar en ciberseguridad?

 

Debido a las amenazas de seguridad en línea y  seguridad nacional, se necesitan especialistas en seguridad cibernética a gran escala para ayudar a combatir todo, desde ciberataques, hasta desastres financieros.

Las instituciones educativas deben hacer de la ciberseguridad una prioridad. A pesar de que el sector se enfrenta a importantes desafíos, como la falta de personal y la falta de financiación y recursos, los ciberataques no son menos frecuentes ni menos graves en la educación. De hecho, parecen estar ganando terreno en prevalencia año tras año a medida que se informan ampliamente casos de infracciones en las escuelas y la educación superior.

En los últimos años, hemos visto noticias de ataques y rescates que causan daños financieros, como el de la Universidad de Calgary, donde la institución presuntamente entregó $ 20 mil a los ciberdelincuentes, similar a la interrupción que aparentemente causó en el El Distrito Escolar de Minnesota donde se apagará por un día los sistemas, mientras los profesionales de TI lo reconstruyen.

 

Por qué la educación es un objetivo del ciberdelito

Hay cuatro razones claves por las que la educación es un objetivo para los ciberdelincuentes.

Dado que los lugares de educación varían en tamaño, propósito y estatura, los motivos del ataque también pueden variar. Por ejemplo, lo que podría ser una amenaza común para las universidades y facultades de renombre mundial podría no ser un problema para las escuelas o distritos escolares. Por lo tanto, las instituciones deben evaluar el riesgo y comprender qué datos son vulnerables al acceso no autorizado.

Ataques DDoS: la denegación de servicio distribuida o los ataques DDoS son un tipo común de ataque en todos los niveles del ámbito educativo. Aquí es donde el motivo del atacante es causar una interrupción generalizada en la red del instituto, lo que tiene un efecto negativo en la productividad.

Este puede ser un ataque relativamente fácil de llevar a cabo por los ciberdelincuentes aficionados, especialmente si la red objetivo está mal protegida. Ha habido casos de estudiantes o profesores que han llevado a cabo con éxito un ataque DDoS, con motivos que van desde simplemente querer un día libre hasta protestar por la forma en que se tramitó una denuncia.

Robo de datos: este es otro ataque que afecta a todos los niveles de educación porque todas las instituciones tienen datos de los estudiantes y del personal, incluidos detalles confidenciales como nombres y direcciones. Este tipo de información puede ser valiosa para los ciberdelincuentes por varias razones, ya sea que planeen vender la información a un tercero o usarla como herramienta de negociación.

El aspecto preocupante de este tipo de ataque es que los piratas informáticos pueden pasar desapercibidos durante largos períodos de tiempo.

Beneficio económico: otro motivo para que los piratas informáticos ataquen una institución educativa es el beneficio económico. Puede que esto no sea un riesgo tan alto para las escuelas públicas, pero con las instituciones privadas y las universidades que manejan una gran cantidad de tarifas para estudiantes, son un objetivo principal para los ciberdelincuentes.

Hoy en día, es habitual que los estudiantes o los padres paguen las tasas a través de un portal en línea, a menudo transfiriendo grandes sumas de dinero para cubrir un período completo o un año de matrícula. Sin la protección o preparación adecuada por parte de las instituciones educativas, esto presenta un punto débil para que los ciberdelincuentes intercepten transacciones.

Espionaje: la cuarta razón por la que la educación es un objetivo del ciberdelito es el espionaje. En el caso de institutos de educación superior como universidades / colegios, a menudo son centros de investigación y poseen una propiedad intelectual valiosa.

Las universidades / facultades deben estar adecuadamente protegidas, ya que se cree que la investigación científica, de ingeniería y médica de las universidades del Reino Unido ha sido previamente comprometida por piratas informáticos, y con mucho tiempo y dinero para financiarlos, los profesionales a menudo están al frente de estos ataques.

 

¿Cómo reducir las amenazas?

Para salvaguardar los datos, la investigación, los procesos y las finanzas de los estudiantes, las escuelas deben implementar estrategias para mitigar las amenazas cibernéticas.

Para hacer esto, se deben mantener los parches de seguridad y se deben utilizar protocolos para defender y probar los entornos. Visualice y comprenda la actividad maliciosa o anómala, analice, priorice y responda a las amenazas rápidamente. Esto significa que la única forma de proteger los datos de estudiantes, empleados y los procesos, es con  detección y respuestas administradas.

No solo se deben implementar estrategias técnicas, sino que se debe promover activamente la capacitación interna para todos los estudiantes y el personal. Especialmente en lo que respecta al ransomware y el phishing.

Educar a los estudiantes sobre los riesgos cibernéticos y saber cómo reconocer las amenazas y proteger los dispositivos permitirá iniciar una cultura de ciberseguridad.

 

Si aún no cuenta con un equipo de ciberseguridad que proteja los activos de su universidad, facultad, escuela o cualquier ente educativo,  no dude en contactar al equipo de MSS VISION.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.